Una de las tecnologías más utilizadas para obtener información relacionada con la ubicación, velocidad y sincronización horaria es el GPS. En realidad, el Sistema de Posicionamiento Global es un servicio que lo proporciona el gobierno de USA, a los usuarios que necesitan data acerca de un posicionamiento, navegación y cronometría.

Este sistema es un sistema de navegación que utiliza satélites, una red de algoritmos y receptores para sincronizar los datos de localización, velocidad y hora para viajes aéreos, marítimos y terrestres. Los satélites (24 en total) se encuentran en seis planos orbitales, alrededor de la Tierra, a 13.000 km de distancia, desplazándose a 14.000 km/h.

Los tres segmentos que usa el GPS son:

Satélites: Son los encargados de transmitir las señales por la posición geográfica y la hora del día.

Control terrestre: Son las estaciones de monitorización terrestres y estaciones de control, encargadas del funcionamiento de los satélites y de su seguimiento. Se encuentran en casi todos los continentes del mundo.

Receptores: Son los equipos de los usuarios, como: relojes, smartphones y dispositivos telemáticos.